A formadores

¿Quieres trabajar en teleformación?


No te estamos ofreciendo un empleo, sino la oportunidad de asociarte a para ganar algo de dinero aportando tus conocimientos a otras personas. Puede que te dediques ya a la educación, pero no hayas probado a ejercer onlineen línea: en la Red, conectado
on line
. O que ni siquiera seas docente, pero domines una especialidad, una materia en la que destaques. En cualquier caso, déjanos ayudarte a entrar en el mundo del e-learningaprendizaje electrónico
electronic learning → e-learning, elearning
sin que debas hacer grandes inversiones, ni complicarte con cuestiones administrativas o técnicas. Tú preocúpate únicamente de tu materia, y déjanos hacer el resto.

Porque con podrás:

a).-Publicar cursos en nuestro campus virtual

Si tienes experiencia en cualquier tecnología relacionada con las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
, nuestra especialidad, y te animas a crear contenidos —un curso, un taller— o guardas ya algo en el cajón que todavía no ha quedado obsoleto, quizá podamos impartirlo en nuestro campus. Solo tienes que enviarnos un email, mediante el formulario Crear contenidos, indicando cuál es la materia en cuestión, y añadir cuanto consideres que debemos saber sobre ti: experiencia, estudios, currículum... Responderemos en seguida, para decirte si es posible incluir tu trabajo en nuestros planes de estudio o, por el contrario, tenemos que rechazar tu oferta. En caso afirmativo, adjuntaremos al correo un acuerdo de colaboración, que deberás firmar, y te informaremos sobre cómo adaptar a nuestro sistema de enseñanza la información que ya tengas y la que vayas a elaborar. En cuanto recibamos el material y lo hayamos revisado organizaremos el evento formativo que corresponda, fijaremos un período de matrícula, y podrás, con un poco de suerte, empezar a obtener ingresos.

Suponemos que te asaltan dudas. Hemos tratado de imaginar, y de responder brevemente, algunas de ellas:

¿A qué compromete ese acuerdo de colaboración?

Tú te comprometes a entregarnos los contenidos en cuestión, adaptados a los formatos del campus y a nuestras prácticas docentes, en la fecha que acordemos. No nos gusta la prisa, pero tampoco podemos permitirnos esperar un año para ofrecer un curso, así que debemos establecer un plazo límite de entrega. Si no lo cumples, no publicaremos el curso y ya está.

El acuerdo también constituye tu declaración jurada de que los contenidos te pertenecen —que no los has plagiado— o tienes licencia para utilizarlos, y de que te reconoces único responsable de cualquier infracción de los derechos de propiedad intelectual que pudiera resultar de su uso. Aquí debes tener cuidado, porque publicaremos el curso, taller o seminario con tu nombre «bien grande» y, si has mentido en esa declaración, las personas o entidades supuestamente propietarias de los contenidos puede reclamarte daños y perjuicios. Pero si no es así, si dichos contenidos son tuyos, lo serán para siempre, porque la propiedad intelectual es inalienable, así que deberás aceptar cederlos temporalmente y con carácter exclusivo para su publicación en el campus. Esto quiere decir que durante el tiempo que establezcamos en nuestro acuerdo no podrás prestarlos, venderlos ni cederlos a otra empresa. Pero también que, una vez termine ese período, a menos que volvamos a firmar otro documento para prorrogarlo, debemos eliminar tu material de nuestros servidores y no volver a utilizarlo de ningún modo, puesto que es enteramente tuyo.

A cambio de todo eso, en nos comprometemos a fijar un período de matriculación para que todo el mundo que lo desee pueda inscribires en el curso, taller o seminario que organicemos, y a pagarte por el uso de tus contenidos en concepto de derechos de autor. Por supuesto, también nos ocuparemos de hacer publicidad en webs propias y ajenas, y en todos los medios que haya a nuestro alcance, para lograr que se matriculen alumn@s, y de nombrar docentes que lo impartan durante el tiempo estipulado.

¿Cuánto dinero puedo ganar?

Nuestra política empresarial se basa en compartir beneficios. Si ganamos, tú ganas, y viceversa. Aunque en nuestro caso también podemos perder, ya que afrontamos riesgos y corremos con gastos fijos, creemos que cuanto más ganes tú, mayor será la motivación y el talento que emplees al elaborar los contenidos, y por tanto la satisfacción de quienes aprendan con ellos, algo que aumenta nuestro prestigio a medio y largo plazo. Así que no te pagaremos una cantidad fija, sino un porcentaje del 20% de los ingresos netos —atención: netos, no brutos— obtenidos por matrículas de tu curso, menos la retención fiscal correspondiente. No te harás ric@, pero tampoco habrás tenido que invertir un euro, sino solo —aunque no es poco—  tu esfuerzo personal. Y una sola vez, al principio, porque mientras tu material no quede anticuado, podremos organizar varias promociones del mismo curso.

Si hablamos de importes o ingresos «brutos» y «netos», se debe a que en España la formacion no regladaque no corresponde un plan de estudios oficial (España) está gravada con un impuesto, el IVAImpuesto sobre el Valor Añadido, que en la actualidad es del 21%. Cuando alguien formaliza la matrícula en uno de nuestros cursos paga un precio, que llamamos ingreso bruto en el cual ya está incluido dicho impuesto. Por ejemplo: de cada 100 € (INGRESO BRUTO) que cobramos, debemos entregar a Hacienda cada trimestre 17,36 € (IVA), y solo nos quedamos con 82,64 € (INGRESO NETO). Así que los ingresos netos por matrículas son igual a los ingresos brutos menos el IVAImpuesto sobre el Valor Añadido correspondiente. De los ingresos netos se calcula tu porcentaje.

En cuanto a la «retención», tampoco es decisión nuestra. Toda persona física que obtenga rentas en España debe satisfacer el IRPFImpuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, y la empresa o persona que paga dicha renta está obligada a descontar —retener—  de ella un porcentaje, que actualmente es del 15%, para ingresarlo en Hacienda. Es como una especie de anticipio de los impuestos que corresponde pagar cada año a una persona física. De modo que te pagaremos a ti el 20% de los ingresos netos de matrícula, menos la retención IRPFImpuesto sobre la Renta de las Personas Físicas obligatoria, pero esa retención debemos entregarla a Hacienda en tu nombre, porque es lo que dicta la ley.

Todo esto parece un poco tedioso. Pero no te aburras todavía, porque hemos preparado un pequeño programa para que puedas calcular fácilmente tus ganancias de un curso. Pulsa el botón:

Simulación de ingresos

¿Por qué mi curso puede ser rechazado?

Si la materia que propongas ya está siendo impartida en el campus, no tendremos más remedio que declinar tu oferta, pues no queremos «repetirnos», y tampoco fomentar la competencia interna, por lo que te rogamos que eches un vistazo a nuestra oferta de cursos antes de proponer el tuyo. Ahora mismo hay pocos, pero cuando la lista sea más larga, incluso entonces, habrá alternativas a lo ya existente: distintos niveles, especializaciones de una materia, tareas concretas... Piensa que si tenemos un curso de JavaScriptlenguaje de programación de guiones, imperativo y basado en prototipos, por ejemplo, no vamos a impartir otro, pero quizá podrías preparar material sobre JQuerybiblioteca de JavaScript para interactuar con los elementos HTML o Backbonejsbiblioteca de JavaScript basada en el paradigma MODELO-VISTA-CONTROLADOR... O tal vez un taller sobre cómo generar facturas con JavaScriptlenguaje de programación de guiones, imperativo y basado en prototipos. Seguro que tu imaginación puede encontrar decenas de opciones válidas.

Otra cuestión es que descartemos tu oferta porque —y no te ofendas, por favor— tu experiencia profesional no nos parezca suficiente, o tus contenidos no cumplan completamente nuestras expectativas. Te pedimos disculpas si este llega a ser tu caso, pero comprende que tenemos una trayectoria y un prestigio en la formación presencial, y que pretendemos mantenerla en la formación onlineen línea: en la Red, conectado
on line
. Quizá dentro de algún tiempo...

Por último, hay razones legales que nos obligan a rechazar ciertos contenidos, debido a patentes, licencias, etc. En algunos países las compañías propietarias de software se reservan ciertos derechos exclusivos sobre este, incluida la formación, y consideran competidores y persiguen judicialmente a quienes enseñan el manejo de sus herramientas. Aunque no es así en España, estas compañías, generalmente multinacionales, suelen tener abogados cuyos honorarios duplican en una hora nuestras gananacias anuales, así que no vamos a arriesgarnos a un enfrentamiento en los tribunales. Por suerte, estos casos son poquísimos.

¿Puedo impartir yo mi curso en el campus?

Por supuesto que sí, siempre que tengas aptitudes para ello. Aunque seas una persona muy sabia en tu especialidad, y tus contenidos resulten excelentes, eso no significa forzosamente que sepas enseñarlos, porque la docencia no consiste únicamente en conocer la materia. Sabemos por experiencia que una cosa es crear contenidos, y otra es impartirlos, y otra diferente evaluar, y otra distinta moderar un foro... Hay quienes pueden realizar una o dos de estas tareas, pero no las otras... Elegimos cuidadosamente a las personas que imparten los cursos, tratando de que sean las mejores en sus respectivas obligaciones. Así ganamos tod@s.

Además, en tenemos nuestro sistema, una metodología propia —una forma de hacer lo que hacemos, quizá ciertas «manías», si quieres— que deberías conocer y dominar. Tendremos que formarte en esta manera de ejercer, y certificar tus competencias como docente, antes de que puedas impartir clases en el campus. Pero el primer paso que exigimos es la creación de contenidos, como podrás leer con más detalle en el apartado Publicar cursos e impartirlos en el campus

b).- Publicar cursos e impartirlos en el campus virtual

Para trabajar en el campus, te exigimos que primero elabores contenidos con los que podamos montar un curso o taller. Esto tiene un fin triple: por un lado, nos permitirá ponderar tus conocimientos y habilidades en la creación de material didáctico, tarea muy importante en el e-learningaprendizaje electrónico
electronic learning → e-learning, elearning
; por otro, hará que nos conozcamos un poco; y en tercer lugar, servirá para incrementar nuestra oferta de cursos, algo que siempre necesitamos. Como se explica en el apartado Publicar cursos en nuestro campus, puedes obtener ingresos por tus contenidos, con independencia de que al final trabajes o no en el campus. Sin embargo, para cumplir los requisitos que pedimos a cualquiera que forme parte de nuestro equipo de docentes, todavía tendrás que dar otro paso: obtener un título propiocertificado expedido por centros de estudios privados y/o públicos, incluyendo las universidades, que acredita conocimientos y habilidades en una materia, especialidad o profesión, pero que carece de validez oficial en el que certifiquemos tus competencias sobre educación onlineen línea: en la Red, conectado
on line
. Sin él, nadie en puede dar clase. Y para obtenerlo, deberás superar un programa de estudios gratuito en el que demuestres ser capaz de:

  • -Tutorizar: impartir clases virtuales, responder consultas, moderar foros, evaluar, calificar, etc., en un curso de prueba, no comercial, con algunos de los alumn@s o ex-alumn@s más exigentes. Ya te adelantamos que por lo general ninguna persona tiene aptitudes para realizar todas las tareas que conlleva la enseñanza virtual, pero así sabremos cuál de ellas es tu fuerte, y procuraremos potenciarla
  • -Obtener una buena valoración estudiantil. La evaluación de educadores se hace en todos nuestros eventos formativos. En este curso de prueba, tus estudiantes tendrán que exponer ante la dirección de , en documento virtual anónimo, tus virtudes y defectos como docente. Por supuesto, no admitimos valoraciones arbitrarias, sino razonadas y demostrables en la medida de lo posible, y siempre son revisadas meticulosamente por . Las conclusiones se te comunicarán, con sugerencias y consejos para mejorar

Si al final, por desgracia, no pudiéramos certificarte como docente, no podrás impartir cursos en el campus, aunque seguirás cobrando las cantidades a que tengas derecho por la creación de tus contenidos, por supuesto. Pero si lo superas todo, conseguirás además el título propio correspondiente, que te facultará para impartir cursos de tu materia o similares en . Si para entonces todavía quieres trabajar en nuestro equipo, y tenemos algún curso abierto en esa materia, te haremos una oferta de empleo en la que nos comprometeremos a pagarte una remuneración justa, en virtud de factores que deberemos acordar, como tus horarios, tus tareas...

¿A qué esperas? Visita el apartado Publicar cursos en nuestro campus y empieza a cambiar tu futuro.

c).- Instalar tu propio centro de estudios

Si tu especialidad es la Mecánica, la Física, la Cocina, o cualquier otra disciplina no relacionada con la nuestra, las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
, no es posible crear un curso para impartirlo en nuestro campus. Pero puedes montar el tuyo, tu sitio de e-learningaprendizaje electrónico
electronic learning → e-learning, elearning
a tu medida. Tendrás que crear una empresa, buscar un servicio de alojamiento, configurar aulas, organizarlas, diseñar una web... En esto también podemos ayudarte, al menos un poco, porque pondremos a tu disposición el software necesario —visita nuestro apartado de herramientas de software— de manera gratuita.

Si en vez de hacerlo todo tú prefieres que se ocupe de crear y mantener tu sitio web y tus aulas virtuales, deberás pagarnos por el servicio, claro, aunque sin más información no podemos precisar todavía cuánto. Tal vez te pidamos una cantidad fija, tal vez un porcentaje de tus ingresos, o quizás un poco de ambas cosas. Para averiguarlo, envíanos un mensaje, mediante nuestro formulario Instalar mi centro de estudios, contando cuanto creas que debes decirnos sobre ti y tus necesidades. Te remitiremos la mejor oferta posible, y después tú decides.