Metodología

Te formamos en el presente y para el futuro


Tenemos un solo objetivo: formar profesionales que puedan valerse por su cuenta. De ahí que nuestro método consista, básicamente, en que aprendas haciendo.

Porcentaje de aprendizaje según la actividad empleada para el estudio. Aprendemos el 90% de aquello que hacemos



No es nada nuevo, aunque pueda parecerlo. Por el contrario, la humanidad viene usándolo desde el principio de los tiempos. Así es como aprendimos a hablar, en la infancia, antes de saber siquiera que existían la gramática o la ortografía. Y así es como se sigue aprendiendo hoy en todos los aspectos de la vida y, por supuesto, en el rápido y cambiante mundo laboral.

Por eso en seguimos ciertos principios:

Perseguir la teoría a través de la práctica

Nuestros cursos tratan de diversas materias, y como de algún modo hay que clasificar y ordenar los conocmientos, seguimos una tradición: asignaturas, que se componen de lecciones, unidades de estudio, que te mostrarán las mejores técnicas para cada necesidad. Pero que haya lecciones no significa que debas aprenderlas de memoria. Considéralas guías de viaje, semejantes a mapas de carreteras, a puntos de inicio y de referencia desde los cuales empezar a hacer lo que realmente importa: ejercicios prácticos.

¿Y la teoría? ¿No es importante, entonces? Por supuesto que sí, pero hay muchas formas de abordarla. Digamos que estás estudiando un curso de publicación de sitios web. ¿Conoces mejor herramienta de formación para eso que Internet? Diseñar tu propia página desde el primer día, aunque sea sencilla al principio, subirla a un servidor, probarla... Hacer todo eso sin dominar la teoría quizá te obligue a tener ciertos fallos que tal vez no cometerías después de estudiar una pila de manuales. Pero nadie, incluso quienes llevan años trabajando, está libre de errores. Y son estos errores —tus propios errores— los que te llevarán a indagar sobre las bases teóricas que cualquier profesional necesita, y a que las asimiles sin apenas esfuerzo.

El filósofo griego Zenón de Elea afirmó en una leccion pública que el movimiento no existe. Un colega suyo, Diógenes de Sinope, famoso entre otras cosas porque se dice de él que vivía en un tonel, empezó a caminar de pronto, diciendo:

El movimiento se demuestra andando

Confiar en los estándares

En tratamos de enseñar, antes que una herramienta determinada, los conceptos y técnicas generales sobre los que se construye todo lo demás, los llamados estándaresa) ESTÁNDAR DE DERECHO: técnicas especificadas por ISO (Instituto Internacional para la Normalización)
b) ESTÁNDAR DE HECHO: técnicas probadas y adoptadas por la mayoría de profesionales
de las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
. Creemos que en un mundo en constante movimiento aprender un estándar es asegurarse el presente y el futuro.

¿Por qué? Vamos a tratar de explicarlo con un ejemplo. Imagina que quieres obtener el permiso de conducir y tu autoescuela, el primer día, te lleva a un circuito de carreras solo para ti, y te pone sin más al volante de un Ferrari... Supondremos también que pasarías un rato agradable, quizá, y que saldrías bien de la prueba aunque no hubieras conducido nunca antes, porque los circuitos son un entorno controlado y, salvo en una competición de verdad, muy seguros. Pero, ¿crees que después de esa clase podrías llevar un automóvil normal por las calles de verdad, plagadas de semáforos, peatones, límites de velocidad, agentes de tráfico, y en las que rige un código de circulación?

Con las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
sucede algo parecido. Se puede aprender lo realmente necesario, el código que sirve para todo, o aprender una determinada herramienta que esté de moda y pasarlo bien. Pero ¿qué haremos cuando esa herramienta ya no exista? ¿Estudiaremos otra? ¿Y después otra? ¿No sería mejor dominar el estándar sobre el cual se construyen todas las herramientas? Porque el problema surge cuando ya no se está en clase, sino ahí fuera, en el mundo real, trabajando de verdad, y se echan de menos las ventajas del aula: el Ferrari y el circuito seguro y exclusivo donde no podías chocar con otros vehículos.

Te aconsejamos que cuando vayas a adquirir una aplicación de software, o a matricularte en un curso de formación, recuerdes esta máxima:

Si te compras un Ferrari, aprende a conducir antes de ponerte al volante. Tu bolsillo te lo agradecerá

Enseñar a pescar

Probablemente ya sabes navegar por Internet. Ahora te pedimos que pesques en ella.

Acumular información, memorizarla, como hacían nuestros abuelos cuando todo el saber se encontraba únicamente en los libros impresos, hoy resulta inútil, pues en lo que se refiere a las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
todo conocimiento —bueno y malo, verdadedo y falso— está en la Red, disponible a cada momento y desde cualquier parte. .

Por eso, en no pretendemos transmitirte nuestra sabiduría en aburridas lecciones magistrales, sino enseñarte cómo acceder ahora y después, cuando hayas acabado tus estudios, a datos útiles y siempre actualizados. Nuestro objetivo es que puedas valerte por ti mism@, conseguir lo que pretende esta famosa frase atribuida a Lao-Tsé:

Si me das un pez, tendré alimento para un día. Si me enseñas a pescar, podré comer el resto de mi vida